domingo, diciembre 11, 2005

Quién eres

Quién eres

Nunca imaginé que las canciones de la radio,
a quién consideraba poetas cursis, llegaran al fondo de mi alma gracias a ti.

Quién eres niña divina, por qué no sales de mis sueños,
Por qué despierto deseándote, soñando con tus pechos,
Tan maduros y firmes, como las naranjas del verano...
No tengo la más mínima idea...

El amor, la pasión...son cuestiones que han vencido a la razón,
Al témpano de hielo que había en mi corazón y lo han convertido en metal fundido
Que se precipita a lo largo de los caminos perdidos de mi cuerpo.

Quién eres niña hermosa...que siempre que te miro no dejo de asombrarme de tu ingenuidad,
De esos labios pintados que quiero comerme y dejar mis labios enrojecidos, como un niño pequeño que acaba de darse un festín de fresas...

Siempre quedaré mudo ante tu belleza...esa sonrisa de Gioconda, mirada coqueta, ancestral como Eva, apetitosa como Venus, generosa como Lucrecia Borgia...seductora como Mata Hari...

El frío del invierno, el amor lejano...el día en que dejes de admirar mis hombros y te pertenezcan...ese día, no habrá inviernos